Agua de cerrajas.

Existen algunas variantes para esta expresión. La más conocida es “quedar en agua de cerrajas”, aplicándose a cualquier asunto que a pesar de las expectativas, finalmente queda en nada o en muy poco cosa

La explicación es la siguiente: la cerraja o borraja es una planta similar a una lechuga silvestre, bastante usada antiguamente para cocinar. De ella se extraía un caldo completamente insípido, muy poco aprovechable, pero que en casos de necesidad se podía ingerir.

Por eso se dice que “el agua de cerraja / borraja” es algo insípido, muy poca cosa, sin sabor ni sustancia.