Información de adicciones, ayudas técnicas, discapacitados, mujer, tercera edad, voluntariado Cursos de informática, empresa, humanidades e historia, idiomas, salud, protocolo y otros Colabora con portal solidario Juegos, pasatiempos, cultura, información Página de inicio, home
Centro de Documentación Plataforma de Formación Colaboraciones Ocio y Cultura Contacto


 Adicciones/Inf. Sustancias 

  Barbitúricos.  


Introducción

Son productos sintéticos que derivan del ácido barbitúrico obtenido por Bayer en 1863.

Los barbitúricos son fármacos que se prescriben para tratar el insomnio nervioso severo, algunas formas de epilepsia, ciertos cuadros convulsivos y determinados desórdenes psicológicos, sin embargo, se requiere receta médica para su venta.

Se ingieren por vía oral, y producen una gran variedad de efectos que incluyen la sedación y la amnesia anterógrada (olvido se situaciones a partir de su consumo).

El primer barbitúrico introducido en terapéutica a principios de este siglo, fue el barbital.


Reseña histórica

En 1863, Adolph Von Baeyer, un asistente de laboratorio belga, sintetizó el ácido barbitúrico. Como el día del descubrimiento fue el día de Santa Bárbara, le dio el nombre del ácido en su honor. Los barbitúricos, que derivan del ácido barbitúrico, tienen su nombre a partir de él.

Desde entonces se han investigado más de dos mil quinientos derivados de esa sustancia. Durante mucho tiempo, barbitúricos y opiáceos fueron las únicas sustancias disponibles para calmar la ansiedad o la agitación de algunos pacientes psiquiátricos. Esto hizo que su utilización clínica se generalizara y su abuso no tardó en convertirse en un problema socio-sanitario en muchos países occidentales. Son los fármacos más utilizados en los países desarrollados.

En 1887 se describieron los primeros cuadros de dependencias a tranquilizantes como el paraldehído, habiéndose extendido posteriormente a sustancias como cloral, barbitúricos, bromureído, diacepan, meprobanato, metacuolona, etc.

Los barbitúricos fueron muy apreciados, por el sistema médico, como hipnóticos y anticonvulsionantes eficaces y dominaron el mercado masivo como droga sedante hasta que en los años 60 perdieron gran parte del mercado, desplazados por el Valium y el Librium.

El consumo de estas sustancias está extendido en toda la población sin haberse detectado grupos sociales o de edad determinados, aunque están las mujeres muestran una mayor predisposción a su consumo.

En pequeñas dosis se utilizan como ansiolíticos, es decir, como fármaco que mitigan la angustia e intranquilidad, y en grandes cantidades sus efectos son embriagadores, similares a los que puede producir el alcohol.

En la actualidad, su utilización ha disminuido de forma considerable, siendo las benzodiacepinas las que se erigen como la mejor alternativa.


Tipos en función de la duración de su acción

- De acción prolongada: Barbital, Fenobarbital, Mefobarbital.
- De acción intermedia: Butalbital, Amobarbital, Alobarbital.
- De acción corta: Pentobarbital, Secobarbital, Hexobarbital.
- De acción ultracorta: Tiopental, Tialbarbital.


Acción farmacológica

Depende del barbitúrico empleado y de la dosis administrada:

- Dosis altas de barbitúricos de acción ultracorta conducen a la anestesia.
- Dosis medias de barbitúricos de acción intermedia y corta, les hacen actuar como somníferos o hipnóticos.
- Dosis bajas de barbitúricos de acción prolongada les hacen actuar como sedantes. En el caso de Fenobarbital no se puede descartar el efecto hipnótico a dosis bajas.

Su acción farmacológica fundamental es la depresión no selectiva, del sistema nervioso central, que según dosis puede ir desde la sedación, hasta la anestesia general, como respiratorio, y aun la muerte, por parálisis del centro respiratorio (bulbo raquídeo).

En resumen, las características de la farmacodependencia de tipo barbitúrico son las siguientes:

1.-Dependencia psíquica variable, pero a menudo marcada, relacionada con los efectos deseados de la droga.
2.-Dependencia física marcada cuando las dosis son notablemente superiores a los niveles terapéuticos. La supresión brusca pone en peligro la vida si no hay tratamiento medico adecuado.
3.-La tolerancia que se establece es distinta para los distintos efectos de la droga. Hay una tolerancia cruzada, mutua pero incompleta, entre el alcohol y los barbitúricos.


Efectos

Todos los barbitúricos son depresores del sistema nervioso central, sin embargo, existen distintas variedades (larga, media y corta duración) que difieren de forma significativa en lo referente a sus efectos, vida media y toxicidad.

Se prescriben para tratar el insomnio nervioso severo, algunas formas de epilepsia, ciertos cuadros convulsivos y determinados desórdenes psicológicos.

Las dosis bajas provocan sensaciones de tranquilidad y ayudan a conciliar el sueño.

Cantidades más elevadas disminuyen los reflejos y provocan enlentecimiento respiratorio que puede llevar hasta el coma y la muerte. Tras un consumo prolongado aparecen trastornos físicos como anemias, hepatitis, depresión, descoordinación motora y entorpecimiento del habla, etc.

El consumo continuado facilita la instauración de tolerancia y dependencia, por lo que si se disminuye o suprime la dosis habitual sobreviene un peligroso síndrome de abstinencia (convulsiones, confusión, riesgo vital serio).





Portal Solidario, S.L. Calle de Medea, 4, - 5º B Oficina 22- 28037 (MADRID)
Tel.: (+34) 91 990 23 72 Contacto
CIF: B/82717000. Registro Mercantil de Madrid, Tomo 15524. Libro 0. Folio 184. Sección 8, Hoja M-261147
® Portal Solidario . Todas las marcas están registradas y son propiedad de sus respectivos dueños.
© 2009 Prohibida su utilización sin autorización expresa Aviso legal