Profecías Lavoisier, Roger Bacon, Dionysius Lardner, El estetoscopio, La luz eléctrica y La anestesia

No pudo haber desacierto mayor que cuando el químico francés Antonie Laurent Lavoisier (1743-1794) dijo:

- "No pueden caer piedras del cielo, porque en el cielo no hay piedras."

Roger Bacon (1214-1294) científico británico, escribió en la sección de matemáticas de su Opus Majus que era posible, navegando desde España hacia occidente, llegar a las Indias. Sin duda alguna, es cierta la teoría de que Cristóbal Colón no fue el padre de la idea; y de que la misma, fue fruto de investigaciones y múltiples lecturas.
Dionysius Lardner (1793-1859), astrónomo y filósofo irlandés, profesor de la Universidad de Londrés, afirmó que si los trenes llegaran algún día a alcanzar una velocidad de 180 Km/h, los pasajeros morirían asfixiados, puesto que el cuerpo humano era incapaz de soportar dicha velocidad. ¿Qué hubiera dicho de nuestro A.V.E. que circula a una velocidad máxima de 300 km/h?

Dionysius Lardner, vaticinó en 1830, que ninguna embarcación a motor podría cruzar el Océano Atlántico, ya que para ello se necesitaría consumir más carbón del que podría transportar.

Ocho años después, el Great Western realizó la travesía, contradiciendo la predicción de Lardner.

El 24 de septiembre de 1504, Bartolomé Coclés, médico y quiromántico boloñés, murió a manos de un hombre, al que había vaticinado que en esa misma fecha, cometería un crimen. Desgraciadamente fue una cruel coincidencia y una lástima, que su acierto no le llevara a ver que la víctima sería él mismo.
En 1826, la Academia de París publicó lo siguiente:

"El estetoscopio, más que un aparato médico, parece un juguete, y el método de auscultación de la caja torácica es una extravagancia y una aberración."

Hoy en día, sería impensable ver a un médico de familia sin utilizar este instrumento, produciéndose una asociación tal, que no se concibe una imagen de un doctor sin un estetoscopio enrollado en su cuello.
Erasmus Wilson, profesor de la Universidad de Oxford, pronosticó en 1878:

"En lo que respecta a la luz eléctrica, hay mucho que decir a favor y en contra. Creo poder afirmar que la luz eléctrica morirá con el fin de la Exposición Universal de París. Luego no volveremos a oír hablar de ella."

Alfred Velpeau, doctor francés, afirmó en 1839:

"La eliminación del dolor en las operaciones quirúrgicas es una quimera. Es absurdo continuar investigando por ese camino. El bisturí y el dolor son dos palabras que estarán asociadas para siempre en la conciencia del paciente."

Afortunadamente, para todos siete años después se comenzó a utilizar la anestesia en cirugía.