Monumentos singulares Puerta del Sol de Madrid. Parte IV.

El centro geográfico de Madrid se encontraba también en la Puerta del Sol, hasta que se desplazó al Museo del Prado. Recientemente tras un sentencia, el centro de la ciudad se estableció en la intersección de las calle de Serrano y Goya, ya que se había instalado un surtidor de gasolina sobre el mismo centro geográfico.

En 1912, el doce de noviembre en la Puerta del Sol esquina con la calle Carretas, donde se encontraba la célebre librería San Martín, fue asesinado por un anarquista, el político del ala más radical del Partido Liberal, José Canalejas Méndez (El Ferrol, 1854-Madrid, 1912), Presidente del Consejo de Ministros desde 1910.

 Esto ocurrió mientras miraba el escaparate de la librería en busca de algún interesante volumen. Siempre elegía el mismo camino para volver a casa, sin escolta; algo impensable en nuestros días. Su muerte aceleró la decadencia del régimen de la Restauración.

La librería de San Martín situada en la esquina de la Puerta del Sol con la calle Carretas, es la más antigua de la plaza y su inauguración data de 1859, continuando ininterrumpidamente su labor, hasta nuestros días. En otro tiempos, fue incluso imprenta, siendo conocida por imprimir los discursos del político Emilio Castelar (Cádiz, 1832-San Pedro del Pinatar, 1899), quien fue Ministro de Estado de la primera República (1873) y se le considera el mejor orador del parlamentarismo español del siglo XIX.
Durante la época de lluvias, la Puerta del Sol se convertía en un gran lago, por lo que los portales permanecían cerrados para evitar así las inundaciones de los sótanos y las plantas bajas. También era el momento de los pontoneros o mozos de cuerda, que con sus pontones, que eran unas pequeñas barcazas de fondo chato, propias para pasar ríos, permitían el tránsito de un lado al otro de la plaza sin tener que mojarse.

Han sido muchos los artistas que por su atractivo han inmortalizado la Puerta del Sol. Aún hoy en día podemos encontrar a pintores que se inspiran en sus fachadas, su aura y su ambiente para expresar su arte.

 El pintor Luis Paret y Alcázar (Madrid, 1746-Madrid, 1799), que estudió en la Academia de San Fernando de Madrid y en Roma, trabajó en el taller de Charles de La Traverse, quien le inculcó los gustos y las técnicas del rococó francés. Entre sus obras destacan Las parejas reales (1771), La comida de Carlos III y La Puerta del Sol (1773), esta última ubicada en el Museo de La Habana, ya que fue desterrado a Puerto Rico.

 Eugenio Lucas Padilla (Alcalá de Henares, 1824-Madrid, 1870) estudió también en la Academia de San Fernando, pero se formó, sobre todo, como copista del Museo del Prado. Se le considera próximo a los impresionistas. Lo mejor de su producción son los cuadros de costumbres, como la Escenas de tauromaquia, Toro disolviendo una procesión o de carácter social Episodio de la revolución de 1854 en la Puerta del Sol.

 Benjamín Palencia, (Barrax, 1900-Madrid, 1980) pintor autodidacta, en su primera época pintó del natural en las calles y plazas de Madrid. Destacando sus obras de la Calle de Alcalá y Puerta del Sol.

En cuanto al progreso, tenemos que decir que la Puerta del Sol fue la primera plaza por la que circuló el primer automóvil que pisó la ciudad de Madrid, además de ser la primera plaza que tuvo estación de metro. El primer evento tuvo lugar en el año 1898 y el segundo en 1919. Ni que decir tiene, que es una parte viva de la ciudad que siempre ha estado a la vanguardia y que ha vivido los momentos más gloriosos de la ciudad de Madrid.