Tener buena o mala pinta.

Hoy en día “tener buena pinta “ significa tener buen aspecto,  y a la inversa con “mala pinta”.

Pero... ¿de donde procede esta expresión?.

Concretamente del los juegos de cartas. Una pinta es desde un juego de naipes, hasta cada uno de los 4 palos en los que se divide,  o una carta con mayor valor que las demás.

Procede por tanto de los juegos de naipes, estando relacionado con la calidad y fortuna en las cartas.

Así, tener buena pinta es como decir que tienes buen juego,  sin embargo, su uso se ha extendido tanto que incluso cuando un plato de comida nos gusta, decimos de él que “tiene buena pinta”.