© Portal Solidario            Aviso legal
Desarrollado por Imexnet S.L.

nº 7 Enero-Febrero 2002
DISCAPACITADOS 
 
"Hay que impulsar la divulgación de esta patología"
Ignacio Labanda
"Mucha gente no sabe que tiene diabetes, ahí está el verdadero problema" afirma el presidente de la Sociedad Española de Podología Diabetológica; por eso, una de las principales necesidades detectadas en el II Simposium Nacional sobre pie diabético celebrado en la universidad San Pablo CEU de Madrid, durante los días 14 y 15 de diciembre, ha sido impulsar el conocimiento de esta enfermedad, darla a conocer.
Miguel Cánovas
¿En qué consiste el pie diabético?

Está patología es muy importante porque supone un problema circulatorio que hace que las arterias, los vasos se estrechen y se cierren, lo que impide que la sangre llege a la zona afectada. Esto provoca, lógicamente, que las heridas no cicatricen porque se da carencia de oxigeno. De todos modos es un a enfermedad aún muy desconocida, no podemos asegurar ni siquiera cuál es su origen exacto.

¿Se da igual en hombres que en mujeres?

Es indistinto, es una enfermedad que afecta a los hombres y mujeres por igual. Lo que es cierto, es que hay más riesgo en la mujer por el tipo de calzado que utiliza. El tacón es un elemento muy perjudicial y también suelen usar calzado más estrecho. Yo considero el calzado como un ataúd para el pie porque nosotros estamos adaptados para andar descalzos y nos han impuesto llevar toda la vida calzado y lo que conseguimos muchas veces es que el pie se lesione. En el caso de los diabéticos las situación se agrava porque tienen problemas circulatorios y si el pie está rozando constantemente con el calzado provoca unas heridas por presión, unas úlceras que evolucionan con el paso del tiempo. A pesar de todo, las personas diabéticas se cuidan mucho más los pies que el resto de la población, ya que saben que tienen una enfermedad crónica y tienen que evitar que vaya a mas. Hacen, por lo general, mucho caso de los especialistas que les aconsejamos los distintos tipos de tratamientos para que lleven una vida adecuada y mejor.

Los especialistas insisten en que hay mucha gente que padece diabetes y no lo sabe, ¿por qué se da este fenómeno?

En España existen dos millones de diabéticos y si nos paramos a analizarlo, nos damos cuenta de que esta, es de las enfermedades crónicas que más padecen los españoles, pero es que efectivamente son muchos más si contamos a los pacientes que aún no han descubierto que son diabéticos y ahí está el verdadero problema. Por eso nosotros insistimos en la importancia de la atención primaria para descubrir los nuevos casos de diabetes a tiempo. Este II Simposium lo hemos organizado para agruparnos los distintos profesionales y especialistas del ámbito de la salud para trabajar de forma coordinada y evitar que no se aceleren los síntomas y que la enfermedad se conozca.

¿Qué síntomas se pueden asociar a la enfermedad?

En el caso de la diabetes, la sensación de hormigueo en los miembros inferiores, las heridas no cicatrizan con la suficiente rapidez... en fases avanzadas de la enfermedad la piel muestra un aspecto enrojecido, como irritado y el pie en muchas ocasiones aparece como dermatoso. En otro sentido la enfermedad puede producir sequedad, necesidad de ir muchas veces al baño a orinar... son una serie de factores que de alguna manera están relacionados, lo que no quiere decir que necesariamente alguien que tenga estos síntomas sea diabético. Mi consejo es acudir al médico siempre, hacerse analíticas periódicas. Hay que insistir en la prevención. En cuanto a los síntomas particulares del pie diabético es importante estar atento a cualquier pequeño traumatismo que se produzca en esta zona: rozadura, herida, grieta... cualquiera de estas alteraciones puede servir como vía de entrada a una infección. Es importante recordar que como la circulación no es buena y la sensibilidad a veces está muy diminuida, la infección puede extenderse a veces de forma inadvertida.

¿Dónde se puede acudir a consultar ante una sospecha de enfermedad?

A la más mínima alteración se debe consultar al médico, educador o podólogo. Además, se debe visitar puntual y periódicamente al podólogo, aunque sea para una simple revisión. Este tipo de consultas la cubre la seguridad social. En Madrid, el Ayuntamiento tiene una Unidad de Diabetes donde también se hacen chequeos completos para saber si tenemos algún antecedente de diabetes. Si todo la población fuera siguiera estas simples normas de prevención, evitaríamos con el tiempo que esta enfermedad tan tremenda se desarrollara. Si la enfermedad se controla a tiempo se pueden evitar muchos males mayores e incluso la muerte.

¿Existen pacientes con mayor predisposición a sufrir pie diabético?

Cuando se padece diabetes, el cuidado de los pies es imprescindible, ya que existe una mayor propensión a las lesiones, además las personas mayores son especialmente proclives a sufrir de pie diabético. Las personas con mala circulación, disminución de la sensibilidad en las extremidades inferiores, deformidades o cambios en el pie y con antecedentes de lesiones previas son población de riesgo frente al pie diabético.

Si uno de encuentra dentro de este grupo de riesgo a sufrir pie diabético, ¿cómo debe actuar?

Primero y principal es necesario que se haga un examen diarios de los pies. Es una operación muy sencilla que sólo requiere de un lugar cómodo y bien iluminado, si es necesario se utilizará un espejo para mirarse la planta de los pies. Hay que estar atento a las posibles lesiones entre los dedos: hongos, grietas, cambios de color... y en general hay que observar la posible aparición de ampollas, hinchazón, durezas o callos. En este último caso, las callosidades, pueden deberse a una mala estática del pie o a un calzado inadecuado. Otro consejo muy importante es que ante cualquiera de estas lesiones, el paciente no debe utilizar ningún objeto cortante (tijeras, corta uñas...) ni pomadas que pueden resultar abrasivas.

Los pacientes que sufren de pie diabético, ¿que cuidados requieren?

La higiene es un punto fundamental, pero siguiendo unas normas. Deben utilizar agua templada, una manopla de baño suave y jabón neutro. Los baños no deben superar los cinco minutos y el secado tiene que realizarse muy cuidadosamente, especialmente entre los dedos. Si la piel es seca, tras la limpieza debe aplicarse una crema simple para los pies y en el caso de dermis húmeda los lavados han de ser más frecuentes y también los cambios de calcetines o medias. En cuanto a las uñas, deben cortarse en línea recta con tijeras de borde romo, aunque siempre es preferible limarlas con lima de cartón a cortarlas y no deben quedar ni muy largas ni muy cortas. También es importante recordar que los enfermos de pie diabético no deben calentarse los pies con fuentes directas de calor, ni usar sustancias irritantes o coloreadas que alteren la piel o enmascaren las posibles lesiones y, por supuesto, fumar es un mal hábito: el tabaco siempre es perjudicial.

¿Necesitan los enfermos de pie diabético utilizar un calzado específico?

Especial no, pero es importante que sea un zapato amplio, pero no grande, cómodo, flexible, ligero y preferiblemente acordonado porque se adaptan mejor al pie. La puntera no debe ser demasiado estrecha y el máximo de tacón que se aconseja es 5 centímetros. Hay que inspeccionar diariamente el interior del calzado, se recomienda que los zapatos se compren a última hora del día, tener al menos dos pares para dejar airear un par cada día, reparar las partes desgastadas del zapato y, por supuesto, anteponer la comodidad y funcionalidad a la moda y la estética.