© Portal Solidario            Aviso legal
Desarrollado por Imexnet S.L.

Nº 11 Septiembre - Octubre 2002
REPORTAJES 
 
El futuro de todos
Portal Solidario
A mediados de este mes de septiembre, superadas las vacaciones estivales, el gobierno español y el del resto de los países miembros de la Unión Europea tienen que demostrar a la Comisión Europea que han sido alumnos aplicados y han cumplido con sus deberes en una durísima asignatura política: el futuro del sistema de pensiones. El examen es en Bruselas y su objetivo es que los diferentes países presenten al máximo órgano de gobierno europeo sus respectivos informes nacionales sobre la estrategia de reforma de pensiones.
Los pensionistas son cada vez más numerosos en toda europa
Este examen de septiembre no coge a nadie por sorpresa, ya en la Cumbre de Laeken (Bélgica, Diciembre 2001) se aprobaron y en la posterior de Barcelona, en marzo de este mismo año, se confirmaron una serie de objetivos que todo los países de la Unión deben cumplir y para lo cuál la reforma de los sistemas de pensiones es totalmente necesaria e imprescindible.

En la Cumbre de Laeken los estados miembros tomaron todos los apuntes necesarios para preparar la prueba que afrontan este mes de septiembre. Entonces se fijaron las bases comunes en virtud de los cuales se elaborarían los informes de estrategias sobre el futuro de las pensiones en cada uno de los países.

"Los gobiernos han de asegurarse de que las personas de edad avanzada no se vean reducidas a la pobreza y puedan disfrutar de un nivel de vida digno; beneficiándose del bienestar económico de su país y participando de forma activa en la vida pública, social y cultural del país". Éste no sólo debe ser un punto de partida de toda reforma, sino un principio a tener presente en cualquier estrategia de cambio que se inicie dentro de la Unión Europea, según ha quedado establecido.

Dentro de los once objetivos adoptados, se incluyeron aspectos en materia de modernización de los sistemas de pensiones que son sumamente polémicos y controvertidos para servir de guía y orientación. Por ejemplo, la disyuntiva entre sistemas de pensiones públicos o privados.

Líneas directoras

En esta primera declaración de intenciones la Unión Europea ha dejado libertad a cada gobierno para optar por los sistemas de pensiones públicos o privados, siempre que permitan a los jubilados en la medida de lo razonable, mantener su nivel de vida anterior a su retirada de la vida laboral.

Lo que si se ha señalado es que se debe adoptar una estrategia financiera polifacética que incluye conseguir un alto nivel de empleo para lo cual si es necesario, la Unión Europea propone reformas globales del mercado laboral conforme a la Estrategia Europea de Empleo.

En cuanto al tema de las jubilaciones anticipadas desde Bruselas se ha dictado una regla básica: los gobiernos no deben incitar a los trabajadores a jubilarse anticipadamente y no han de castigar la prolongación de la vida laboral más allá de la edad de jubilación. Se apuesta por la jubilación gradual.

La viabilidad de los sistemas de pensiones, según la Unión, pasa por la adopción de políticas fiscales sanas y contempla la posibilidad de crear fondos de reservas dedicados a las pensiones. Aunque se advierte que debe evitarse una fiscalización excesiva de la población activa. En todo caso recomienda la máxima transparencia y el máximo consenso en lo que se refiere a políticas sociales y reforma de sistema de pensiones.

En Laeken también se acordaron, líneas de orientación en cuanto a la política informativa: "Se debe evitar el alarmismo que entre la población desata este tipo de cambios", por lo que se recomienda desarrollar información fiable y comprensible sobre el futuro de las pensiones, sobre todo, se aconseja que los ciudadanos conozcan la probable evolución tanto de las cuantías de las pensiones como de las cotizaciones a la seguridad social.

Con esta base de trabajo común a todos los países miembros de la Unión, cada uno de los gobiernos se ha puesto a trabajar en estrategias propias de acuerdo con las condiciones particulares de cada nación, buscando la máxima adecuación a todos los principios mencionados.

La situación española

En España poco se conoce aún de hechos y algo de intenciones y tendencias. La Secretaría de Estado de la Seguridad Social ha elaborado unas proyecciones económicas que van hasta más allá del 2015 y que apuntan que manteniéndose estable la situación actual, los ingresos por cotizaciones superarán las previsiones de gasto en pensiones, lo que demuestra, a juicio del gobierno, que el sistema de pensiones está garantizado.

Las variables demográficas también han sido ya analizadas y revelan que en los próximos años aumentará la esperanza de vida y el número de personas mayores de 65 años. No obstante, frente al envejecimiento de otros países europeos, el de la población española será más tardío, ya que actualmente el volumen de personas que está en edades próximas a la jubilación es menor porque esta generación corresponde a los españoles que nacieron durante la Guerra Civil que mermo considerablemente la población española.

Sin embargo, también se apunta que a partir del 2030 el crecimiento del número de jubilados se acelerará ya que llegarán a la tercera edad las generaciones de los 60 y 70, época del baby-boom español.

Estos son los datos conocidos, las referencias sobre las que el gobierno español ha elaborado una estrategia de reforma que en septiembre presentará ante la Comisión Europea.